principal-12-2016
Toribio Achaval Tigre

Casas y Departamentos

lotes-12-2016

Lotes

guarderia-12-2016

Emprendimientos Náuticos

n57b

Oficinas y Locales

Consejos para una buena mudanza Parte 2, Realizar tu propio plan


Consejos para una buena mudanza Parte 2Has un plan de distribución en tu propiedad. Es importantísimo que consideres el tamaño de la propiedad a la que te vas a mudar. Muchas ocasiones los muebles que poseemos son tamaño “Mega” y al llegar a la nueva casa resulta que la cama king no cabe en el cuarto, el centro de lavado no entra por ni una puerta, en la sala solo caben dos sillones y el escritorio hay que cortarlo porque es muy largo. Es necesario tomar las medidas de los muebles para saber si contaras con ellos.

Cuando tengas una idea del volumen de cosas que quieres transportar, en caso de hacerlo tú mismo y prevé la opción de rentar un vehículo indicado para su transporte.

Elabora una relación de los espacios de la propiedad enumerando las habitaciones en orden de desalojo.

Reúne a tus familiares. Forma equipos  para organizar y embalar tus pertenencias. Elige a un responsables por cada ambiente..

En su caso, indica a tus hijos que cada uno desaloje su CUARTO y el área de juegos, que son los espacios que más conocen.  La pareja se puede encargar de los espacios que dominan más, como la sala, comedor, cocina, garaje, baños, sótano etc.

¡Si no lo ocupas, no te lo lleves!

Sé muy sincero contigo mismo y por más difícil que resulta aprovecha tu mudanza para desacerté de todas las cosas que ya no ocupas. Según el feng shui es una oportunidad de “liberarte” y purificar tu espacio.

Desocupa ordenadamente armarios, cómodas, libreros, cajones, en fin cualquier lugar donde guardemos objetos y pueden seleccionarlos sobre una lona en el piso en dos partes “Los que ocupas y los que no mas” y clasifica por tipo de objeto, digo con esto por ejemplo: en un lado los juguetes, en otro la ropa, libros, CD’S, etc.

Toma tiempo para preguntarte con qué frecuencia utilizas cada objeto, lo práctico que es y que tan pendiente lo tienes en tu mente o a la vista, este ensayo te ahorrara tiempo, dinero en embalaje y tendrás un espacio más para un objeto realmente “útil en tu vida cotidiana”. Te ayudará saber que todo lo que no se ha usado en últimos 6 meses es muy dificil volverlo a usar.

Verifica el estado de las cosas que utilizas a menudo y para tus vacaciones y valorar si "aguantan un uso más", sino deséchalos.

No habrá desastre si realizas el Inventario de todos los espacios (Interiores y exteriores). A la hora de la carga es indispensable llevar un orden de tus pertenencias para ser descargado de la misma forma y colocado en el espacio al que pertenece en la nueva propiedad.

¡No corras riesgos!

Si tiene niños muy pequeños asigna el cuidado de tu más preciado tesoro a una persona adulta de tu completa confianza durante el embalaje y la carga.

Si tienes mascotas piensa en la mejor manera de trasladarlas. Pide a un vecino que te los cuide o lo puedes dejar en una habitación para asegúralas mientras dure todo el movimiento, ya que siempre estarán las puertas abiertas y puedes perderlas o las pueden atropellar.

 

MATERIALES PARA EMBALAR

Siempre tienes que estar prevenida con los materiales para realizar tu propio embalaje, ya que dependiendo del tipo de cosas que quieras mudar depende el material que vas a necesitar para proteger lo más que se pueda, de preferencia consigue todo el material que vas a requerir por lo menos con 1 o 2 meses de anticipación para iniciar el proceso de empaque:

Para el embalaje en una mudanza no debe faltar:

Periódicos viejos para poder envolver y amortiguar objetos. (Hay lugares donde puedes comprarlos por paquetes y resulta más económico)

Pliegos de plástico burbuja o bolas de hule espuma.

Cajas de cartón de diferentes tamaños (podemos conseguir en supermercado o almacenes) y cajas plásticas de almacenaje que puedes conseguir en el supermercado.

Cinta canela, “masking tape”, similares

Cintillas plásticas.

Marcadores de colores visibles (rojo, negro, azul)

Bolsas resistentes, preferentemente en color negro.

Hojas o cuaderno para inventario.

Puedes apoyarte con telas, esponjas, borra o cualquier tipo de fibra textil para proteger de forma más cuidadosa los objetos frágiles.